martes, 19 de febrero de 2013

Retiros espirituales para matrimonios

Si os digo que encontrar un momento para rezar juntos en familia es difícil, seguro que no os estoy descubriendo nada nuevo.

Y si os digo que encontrar un momento para rezar juntos el matrimonio (sin niños), es en muchos casos misión imposible, estaréis de acuerdo conmigo en que tampoco os estoy descubriendo nada nuevo.

Sin embargo, si la oración en familia es importante, tener momentos para rezar con tu marido o tu mujer es fundamental. Sin la oración conyugal, tarde o temprano la oración en familia se resentirá.

Por eso, creo que es importante buscar momentos para la oración de los esposos por difícil que resulte en muchas ocasiones.

Una práctica que empieza a ser, cada vez, más habitual en las parroquias y comunidades que conocemos son los retiros espirituales para matrimonios/familias.

¿En qué consisten estos retiros espirituales?

Debido a la falta de tiempo que tienen hoy la mayoría de las familias, se intenta que sea algo que permita la asistencia al mayor número de ellas.
  • Por ello, se suelen celebrar una vez al mes, normalmente un sábado o un domingo por la tarde.
  • Su duración es de una hora u hora y media de oración ante el Santísimo
  • Dinámica:

  1. Al principio, se lee el Evangelio del día o el que haya seleccionado el sacerdote que los dirige.
  2. A continuación, el matrimonio reza de forma individual, siguiendo un texto que se les propone al principio, y en ocasiones, el sacerdote puede ir leyendo algún fragmento, alguna oración o bien, ir meditando la Palabra que se presenta para ir haciéndola resonar en el interior de cada uno. Pero también se puede hacer todo en absoluto silencio o con música de fondo, hay varias fórmulas para ello.
  3. Al final, los esposos comparten lo que ha supuesto la oración para ellos o si lo desean, también lo pueden hacer durante la exposición, de forma discreta y con voz baja para no molestar al resto. (Por ello, es recomendable que cada matrimonio se siente en un banco del templo, con cierta distancia de los demás). 
  4. Normalmente, se facilitan unas preguntas a modo de guía para que puedan dialogar entre ellos.
  5. Según el grupo, se puede compartir con otras familias al final o no, dependiendo de la voluntad del grupo y de su organización.

Nosotros hemos participado en muchos retiros de este tipo antes de ser padres y después también.

Además, lo hemos hecho en diferentes ambientes, con diferentes parroquias y sacerdotes.

Nos parece muy interesante esta forma de rezar porque te permite concentrarte y abstraerte de tu vida diaria y poner al Señor en el centro de todo de manera directa. No hay nada como rezar con el Santísimo expuesto.

¿Cómo es posible hacer esto con niños?

Lo normal es que los niños se queden en una sala de juegos o en catequesis (según la edad) acompañados por monitores o catequistas.

Y mientras, los padres pasan al templo, a la capilla o a la sala donde se haga la exposición.

Pero si los papás lo prefieren o los niños son muy pequeños y no quieren quedarse en la guardería, no hay ningún inconveniente para que acompañen a sus padres en la oración, siempre que se procure que estén en silencio.

Estos retiros se suelen complementar con formación varias veces al año y con convivencias familiares de vez en cuando, en los que participa toda la familia.

Nuestra experiencia

Merece la pena participar en este tipo de actividades porque fortalecen el matrimonio y la familia. Nos acerca más a Cristo y nos ayuda a recordar que Él y sólo Él debería ser el centro de nuestra vida, de nuestro matrimonio y de nuestra familia.

Estos encuentros son muy enriquecedores, te ayudan a "cargar las pilas" y a llevar el día a día con más alegría y con más fuerza.


¿Qué os ha parecido esta experiencia? ¿Habéis hecho retiros de este tipo alguna vez? Si no lo has hecho, te invitamos a que lo pruebes.

Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

3 comentarios:

  1. Me encantaría hacer este tipo de retiro que habeis comentado con mi marido, somos un matrimonio católico , confesamos con asiduidad, vamos a misa, pero sabemos que no es suficiente, se necesitan momentos de conversación directa con Dios, y me voy a informar en las parroquias a las que asistimos normalmente.Muchas gracias por vuestras experiencias en los dos blogs, son muy enriquecedoras.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Ascen, por tu fidelidad y por tus palabras.
    Los retiros son muy necesarios a nivel individual, pero más aun a nivel de pareja. Todos neccesitamos alimentar nuestra fe y ésta es una oportunidad estupenda de hacerlo.
    Es muy buena idea que preguntes en vuestra parroquia y sino, podéis proponerlo para que se inicie. Siempre hay familias interesadas en participar.
    Un abrazo y ya nos cuentas si lo conseguís. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  3. JOSÉ IVAN Y ADRIANA
    HACE 3 AÑOS Y MEDIO VIVIMOS UN RETIRO PARA MATRIMONIOS, PENSABAMOS QUE NADA PODIA SALVAR NUESTRO MATRIMONIO, SIN EMBARGO AL DARNOS ESE TIEMPO AMBOS APRENDIMOS A VALORARNOS Y SOBRE TODO APRENDIMOS QUE UN MATRIMONIO SIN LA VIDA ESPIRITUAL ESTÁ PERDIDO. POR LO QUE INVITAMOS A TODAS LAS PAREJAS A PARTICIPAR EN ESTOS RETIROS, QUE GRACIAS A DIOS SE ORGANIZAN EN GRAN PARTE DE LAS PARROQUIAS, SOLO DEBEN INFORMARSE.
    DIOS LOS BENDIGA Y QUE SU ENCUENTRO CON JESUS CAMBIE EL MUNDO TAN VIOLENTO DE ESTOS TIEMPOS.........

    ResponderEliminar